9 trucos para tu cena de Navidad barata o con presupuesto limitado

Para muchas personas, la época de Navidad resulta estresante y cara. Te damos unos cuantos trucos para organizar una cena de Navidad barata sin gastar su presupuesto este año.

Estas fiestas maravillosas y, aunque no vamos a poder reunirnos como en años anteriores, algo seremos capaces de organizar. Este año estamos decididos a no arruinar por completo nuestro presupuesto ni gastar demasiado. Y es que las encuestas son claras: con la estampa económica que se nos presenta, este año gastaremos un 20% menos en comida y mucho menos aun en ropa festiva.

Aquí te traemos nueve trucos para celebrar una cena navideña económica, lo más barata posible.

1.- Ahorra con tiempo para las celebraciones de Navidad

Parte del estrés de esta época son todos los gastos adicionales. ¿Te has comprometido a organizar una cena para tu familia, pero tu presupuesto es bajo? Como resultado, terminas metiendo todos esos gastos a una tarjeta de crédito. Haciendo esto es más que probable que gastes de más.

Si disponemos de un pequeño fondo separado para cenas especiales, vacaciones, etc. evitaremos muchos disgustos. Calcula tu gasto habitual durante la temporada navideña (también puedes hacerlo para vacaciones de verano) y reserva un poco de dinero cada mes para esto.

2- Haz un presupuesto para las fiestas y mantente fiel a él

Es posible que ya no estés a tiempo de ahorrar o quizá te ha resultado imposible. Este mes muchos cobramos la paga extra, así que para evitar empezar a dilapidar lo que tanto nos ha constado ganar, es bueno que creemos una lista con todo lo que vamos a necesitar.

Para la cena de Navidad dividiremos esta lista en varios apartados, al gusto de cada uno. Por ejemplo, yo acostumbro a decidir que vamos a cenar en mi casa y anotar todos los ingredientes a comprar por plato (entrantes, sopa, carne, pescado, bebida y dulces).

Además hay otros gastos extra que siempre tenemos en estas fiestas. Estos suelen ser regalos, y algún que otro capricho bien merecido. Si anotamos previamente cuanto podemos gastar en cada apartado, evitaremos sorpresas desagradables.

3- Empieza a planificar y haz compras pequeñas

La planificación es vital cuando se trata de presupuestos ajustados. En estas fechas muchas tiendas de alimentación aprovechan para lanzar ofertas de cara a las fiestas.

Si en vez de lanzarnos a realizar una gran compra, vamos adquiriendo productos poco a poco y aprovechamos los descuentos, gastaremos menos.

4- Ideas para decorar sin gastar mucho

Mesa decorada y trucos para tu cena de Navidad barata o con presupuesto limitado

Es normal que, independientemente de si nos vamos a reunir con gente o no, deseemos decorar nuestra casa. Para evitar meternos en gastos excesivos, lo mejor es aprovechar la decoración de los años anteriores.

Sin embargo, por muy poco dinero, podemos añadir un toque elegante y festivo sin arruinarnos. Si tenemos alguna actividad manual, mejor, pero no es necesario.

Las telas y los lazos decorativos suelen ser baratos. Existen tiendas de telas en todas las ciudades y no suelen ser caras. Incluso suelen tener restos de carnaval que podemos aprovechar para realizar alguna decoración festiva.

Podemos también aprovechar lo que nos ofrece la naturaleza. En un paseo por el bosque podemos conseguir hojas secas o piñas que nos ayudarán a vestir la mesa sin gastar dinero.

5- Simplifica el menú

Si deseas mantener el presupuesto bajo control, evita que todo tu menú sea «especial». En las fiestas de Navidad tendemos a comprar comida que no comemos en otras fechas del año. Aunque muchos abogan por una gran austeridad, yo prefiero omitir ciertos productos que encarecen mucho la compra.

Dependiendo de las preferencias de tu casa, puedes aligerar el gasto quitando alguna de las cosas más caras. Al final se trata de estar juntos en familia, no de gastar a lo loco.

6- Abarata la cesta de la compra con comida de temporada

Nos lo dicen varias veces al año: si compramos comida de temporada, la cesta de la compra nos saldrá más barata. Evita también comprar ingredientes que sabes que probablemente nunca volverás a usar.

También se pueden reduvir costes haciendo nosotros mismos lo que otros años comprábamos en el exterior. Por ejemplo, un pastel de manzana casero será más barato que una tarta selva negra comprada en la pastelería.

7- Comidas más saludables con menos alcohol

Champán o Cava en hielo. Trucos para tu cena de Navidad barata o con presupuesto limitado

Para muchas personas, el alcohol se convierte en uno de los mayores gastos en la comida navideña. El coste en este apartado puede dispararse rápidamente

Si estás tratando de ahorrar dinero, es buena idea reducir en parte la compra de botellas de cava o champán o  comprar una marca más barata. Afortunadamente en España tenemos vinos deliciosos y de gran calidad a muy buen precio. Pueden ser un buen sustituto para las botellas de champán.

Por otro lado, siempre os podeis poner de acuerdo para dividir el gasto de alcohol entre todos. Ya que la cena es en tu casa, todos estarán encantados de colaborar un poco.

8- Entrantes y dulces son gastos que no siempre controlamos

Mientras que para la mayoría de los platos tenemos en cuenta la receta, en muchas casas los entrantes se suelen comprar un poco por impulso. Quesos, salmón ahumado, patés, fiambres, langostinos, etc. pueden duplicar con facilidad el presupuesto de una cena.

Aquí es cuestión de meditar un poco. Si ya tenemos sopa, carne y pescado ¿Es tan necesario cargar la comida con 20 tipos diferentes de entrantes?

En estas fiestas de Navidad cenaremos varias veces en familia. Si, en vez de poner todos los diferentes entrantes en todas las cenas, los dividimos, gastaremos menos y desperdiciaremos menos comida.

Lo mismo sucede con los dulces. Evita comprar estos por impulso y lleva una lista con los favoritos de cada uno cuando vayas a hacer la compra. Si ves alguno interesante, ajústate a tu lista y no añadas más gastos.

9- Comparte los gastos de la comida

Una de las formas más fáciles de reducir el presupuesto para las cenas, es hacer que estos eventos sean comidas compartida. Esto también reducirá la cantidad de trabajo que tenemos que hacer para preparar la comida.

Para hacer esto lo principal es la anticipación: tenemos que estar todos de acuerdo. Avisa a los invitados y dividiros los platos.

Siempre habrá alguien que no puede o no sabe cocinar. Reserva los dulces y las bebidas alcohólicas para que las traigan estas personas.

Felices Fiestas Familiares

Las Navidades no tienen por qué ser una excusa para arruinar tu presupuesto o acumular más deudas con las tarjetas de crédito. Con un poco de planificación y creatividad, puedes preparar una cena de Navidad barata que sea memorable y económica.