13 pasos para tener éxito en la vida

¿Qué es el éxito? Por cada persona a la que le preguntes, obtendrás una respuesta diferente y todas esas respuestas son válidas. Y es que el éxito depende de cada uno de nosotros. Hemos realizado una reflexión sobre cómo se puede alcanzar ese éxito lo definas como lo definas y hemos sacado algunas cosas en claro:

  1. Define qué es para ti el éxito
  2. No sigas a la multitud
  3. Plantearse objetivos razonables
  4. Crea un plan de acción general
  5. Divide el plan de acción en tareas más pequeñas
  6. La constancia es la clave
  7. Mantén la mente en positivo
  8. Aprende de los fracasos
  9. No abandones
  10. Valora tus logros
  11. Aprende a motivarte
  12. Los amigos, la familia y el ocio también son parte del éxito
  13. Sé flexible y sigue adelante

¿Qué es el éxito para ti?

Para cada uno de nosotros tener éxito supone algo diferente. Por eso hay que empezar haciéndose una primera pregunta ¿Qué es para ti el éxito?

Puede que para ti el éxito suponga tener una, llamémosla así, vida tradicional. Pero para otras personas el éxito puede ser llegar a lo más alto laboralmente o, al contrario, vivir tranquilamente en una casita rural lejos de las complicaciones urbanas.

No sigas a la multitud por obligación

Mucha gente se plantea el éxito como algo prácticamente medido: estudiar, conseguir un trabajo, casarse, tener hijos... Y si ven a una persona que no se ajusta a este molde, la consideran una fracasada.

Sin embargo cada uno es diferente y, lo que para la mayoría es éxito, puede que para ti suponga perder un montón de oportunidades.

Plantearse objetivos razonables y que se puedan medir

Si los objetivos que te planteas para tu vida no son razonables, es probable que pierdas el tiempo intentando ejecutarlos. Y esto puede generar frustraciones.

Es decir, un objetivo como "ser millonario antes de los 30" es muy difícil de abarcar para la mayoría de las personas. En cambio, plantearse "incrementar los ingresos año a año hasta llegar a un buen salario" es bastante asequible para la mayoría.

Además de razonables, los objetivos han de poder medirse. Objetivos como "ser feliz" están muy bien, pero no son medibles. ¿Cómo valoras esa felicidad si no es de forma subjetiva?

Crea un plan de acción general

Tener un plan de acción en el que anotemos nuestros objetivos y lo que deseamos en nuestra vida, siempre es una buena idea. Mejor si es por escrito, ya que al extraer nuestros deseos y escribirlos, los materializamos de cierta manera.

Divide el plan de acción en tareas más pequeñas

Una vez que tengamos definidos nuestros objetivos a largo plazo y creado el plan de acción general, tenemos que plantearnos cómo vamos a conseguir lo que queremos.

Cada objetivo principal se puede dividir en pequeñas acciones, secuenciales y mucho más manejables. Por ejemplo, imaginemos que nuestro objetivo es escribir un artículo como este. Empezamos planteándonos el número de palabras que tiene que tener y después creamos un título para cada sección. Trabajamos cada sección individualmente hasta terminarla.

Dividir una tarea grande en tareas más pequeñas y manejables es el mejor consejo de productividad que he aprendido. Se puede utilizar tanto para nuestros objetivos a largo plazo, como para reformas del hogar, creacciones artísticas y todo lo que te imagines.

Mujer trabajadora la constancia es la clave del éxito en la vida

La constancia es la clave

Para tener éxito en la vida es clave ser constantes. Aunque siempre hay momentos de debilidad en los que nos dan ganas de abandonarlo todo, estos momentos deben de ser la excepción, no la norma.

Si resulta que estas viéndolo todo cuesta arriba y nada te hace feliz, quizá no te hayas planteado adecuadamente qué es el éxito para ti. Así que es muy posible que te encuentres en un camino equivocado, que no te produce la felidad que buscas

Ojo: este síntoma también corresponde a una grave enfermedad llamada depresión. Consulta con tu médico.

Mantén la mente en positivo

Cada uno de nosotros "siente" mensajes que se repiten una y otra vez en nuestras mentes. Estos diálogos internos influyen en nuestras palabras, acciones, hábitos, relaciones y, en última instancia, tal y como dijo Lao Tzu, en el destino de nuestras vidas.

Muchos estudios confirman la correlación entre pensar en positivo y alcanzar el éxito. Pero, ¿qué quiere decir pensar en positivo? Para mí es tener presente que voy a conseguir mis objetivos si trabajo en ellos.

Es decir: no por ser super positivo vamos a conseguirlo todo. Tampoco tenemos que abandonar la realidad para vivir en un mundo pintado de rosa.

Se trata, siempre en mi opinión, en mantener un equilibrio entre los hechos, no siempre buenos, de los que somos testigos y nuestro humor. Básicamente ser positivos es no dejarse llevar por la frustración, el desánimo y otros sentimientos negativos hasta el punto de abandonar nuestros objetivos.

Aprende de los fracasos

Experimentar un gran fracaso es una de las peores cosas de la vida. Te llena de emociones negativas y te deja sintiéndote inútil. Esta es la razón por la cual la mayoría de la gente hará todo lo que esté a su alcance para evitar el fracaso, incluso si esto significa nunca intentar nada nuevo.

A pesar de la energía negativa que conlleva, el fracaso tiene su lado positivo. Experimentar el fracaso puede enseñarte lecciones que de otro modo no habrías aprendido: puedes aprender del fracaso.

El fracaso puede ser una gran fuente de motivación y te enseña a soportar los cambios. También te muestra que, aunque tengas un gran resbalón en tu camino, no es el fin. Por otro lado, solo los que lo intentan pueden fracasar, los que no lo intentan ya han fracasado.

Así que, la próxima vez que fracases, respira hondo y pregúntate ¿qué puedo sacar de esto?

No abandones

Una lección importante que se aprende en la vida es nunca rendirse, siempre perseverar. Si te caes, levántate y vuelve a intentarlo. No importa si es la primera vez, o la millonésima vez, siempre debes volver a levantarte.

Independientemente de los desafíos que surjan en el camino, debes seguir avanzando. La vida no se ralentizará para ti, así que tienes que trabajar para mantenerte al día. Cada vez que te levantas sabes que has desarrollado más fuerza interior.

Valora tus logros para ser más feliz

Si te preguntaran ahora "¿Cuál es tu mayor logro?", ¿qué responderías?. Si no te viene nada a la mente en unos pocos segundos, es que realmente no valoras tus logros.

Todos hemos conseguido algo en nuestra vida y, hasta las cosas que nos parecen más insignificantes, tienen que ser valoradas.Hasta puede que sean las más importantes en nuestra vida.

Tal vez tu mejor logro sea haber construido una familia feliz, o nunca abandonar una tarea, o ganar un montón de dinero. Eso no importa, debes de saber que todos nosotros hemos logrado algo de lo que sentirnos orgullosos.

Puesta de sol con perosnas motivándose y meditando

Aprende a motivarte

La motivación se define como la condición que activa y sostiene el comportamiento hacia una meta. Es fundamental para el aprendizaje y nuestros logros tanto en entornos familiares como en el trabajo. Sin embargo, a veces  esta motivación nos falla.

¿Qué podemos hacer cuando nos sentimos desmotivados? Una vez que hayas aceptado tu desmotivación, llega al fondo de ella. Pregúntate: "¿Cuál es la raíz de este sentimiento" Ve más profundo que las razones obvias.

Uno de los trucos que algunos emplean para volver a sentirse motivados es crear una lista de actividades emocionantes y hacer una cuando sientas en bajón.

Si estás demasiado abrumado a lo largo del día, puede venirte bien sentarte durante cinco o diez minutos y meditar con música relajante.

Los amigos, la familia y el ocio también son parte del éxito

Tendemos a pensar en el éxito como algo que se logra a nivel profesional y dejar de lado los aspectos más personales de este. Y es que no todo se compra con dinero. Ya hemos dicho que cada definición de éxito es distinta para cada persona, ahora queremos enfatizar las relaciones personales.

Las personas no somos una sola dimensión (trabajo), sino que componemos nuestra vida a lo largo de varios factores no siempre cuantificables: familia, mascotas, ocio, tiempo libre, aficiones, y lo que se te ocurra.

No dejes de lado estos aspectos para centrarte en uno solo como el trabajo o tu profesión. Ni al revés. Busca tu punto de equilibrio entre todas las facetas de tu vida.

Sé flexible y sigue adelante

Este es el último consejo y, también, el más importante. Pase lo que pase no debemos abandonar, debemos de continuar hasta conseguir nuestros objetivos.

¿Esto significa que debemos perseguir cada objetivo sin rendirnos? A veces los objetivos que nos hemos planteado no son los idóneos para realizar en este momento. No hay nada malo en cambiar el plan que habíamos establecido por uno nuevo y mejor adaptado a nuestras necesidades.

La flexibilidad en nuestro modo de vivir también demuestra sabiduría: sigue siempre adelante, pero aprende también cuando debes cambiar de camino.